DIA MUNDIAL DEL VINO (ECOLÓGICO)

El Marido de la Tendera

 

Hoy toca hablar de vinos ecológicos, que para eso los tiene mi tendera en LoNatural Mama Bio.
Tengo unos amigos que alardean de saber mucho de vinos, lo cual es cierto. De hecho no compro una botella sin preguntar antes a  Juanjo Benavent o a Ricardo Martínez. Eso si. De vez en cuando me obligan a compartir con ellos el Santa Rosa (@BodegasEnriqueMendoza) que saben es mi debilidad.

Y en los últimos años nos hemos sumado a la campaña por que haya un Dia Mundial del Vino. De hecho ya lo estamos celebrando por adelantado junto con otros colegas de correrías montañeras. Incluso tenemos una bota con vino de cura que hace nuestras delicias en los descansos. Pero la tendera anuncio ayer sus mandamientos para los próximos meses. “A partir de ahora solo se va a beber vino ecológico”. Y a todos empezaron a temblarnos las piernas.

Claro está que no podía llevar unas botellas de vino ecológico a mis catadores sin antes haber hecho unas pruebas por mi cuenta. Y a eso he dedicado la semana como Marido de la Tendera de @LoNaturalMamaBio, la tienda ecológica que mi mujer tiene en Benicássim. Así que armado de una copa al uso acudí cada tarde a mi sillón preferido.

Cierto que la tendera me preparo unas tostas con Queso de Cati Bio y otras con sobrasada vegetal @La Verdera. Y eso ya me hacía ilusión. ¡Mi mujer me cuida!!! Así que  arranque con la primera botella de Laudum Nature, de las bodegas alicantinas @BodegasBocopa.

¿Es pecado eso del vino ecológico? La tendera me miraba atenta, por si ponía mala cara con el primer trago. Un paseo por la nariz. Otro por los labios. Y trago corto. ¡Ummmm! Pues la cosa no estaba mal. Tenía eso que los sommeliers llaman matices. Y un color como profundo. Otro trago y me movieron las mariposas. ¿Pero es pecado el vino ecológico? ¿Probaría jamón que no fuera jamón? Y el pensamiento se me cruzaba con la sobrasada vegetal. ¡Estoy cediendo mucho terreno por ser marido de tendera!

Me pasé al Ecco Marques de Victoria del @GrupoFaustino. Más fuerte que el alicantino, quizá debería haber empezado por este. Bocopa hace vinos mediterráneos (Llevo tu luz y tu olor
por dondequiera que vaya, que dice Joan Manuel Serrat en su incomparable Mediterráneo)  y los Rioja alardean de sabores más fuertes. Lo dejé en la segunda copa porque me tenía que pasar al De Alberto y luego al Pícaro.

Total. La cata quedó magistral. Ahí andaba por la tienda haciéndole ojos a la tendera hasta que me mandaron a casa con un taxi. Pero me quedó claro que la semana que viene ya puedo traer la colla a probar los vinos ecológicos, con la seguridad de que pediremos el Dia Mundial del Vino Ecológico.